Categorías
F. C. Barcelona

Martes 13

Volver una nueva temporada a tu localidad y encontrarte a viejos y nuevos amigos, siempre es un motivo de “joia”, poder compartir una noche de futbol olvida todas tus preocupaciones.

Demasiado premio para un Milán que con nada de nada se ha llevado un empate de feudo barcelonista.

Martes y trece ni te cases ni juegues un partido de futbol, te quedas con el cuerpo de una mala leche…cuesta escribir, cuesta pensar. Dos errores de concentración y vas para la moto, contento por el partido, la tertulia y triste por el resultado.

Primera parte y cuando todavía parte del público estaba buscando su asiento o en ese atasco infernal que se monta en los alrededores del Camp Nou, ave doméstica, plumas blancas y rojas, picó en portería culé, esos 25 segundos hasta el gol de Pato, la defensa barcelonista era la diagonal en pleno mes de agosto, la falta de atención nos ha costado el primer gol y así el planteamiento directo al water y a remar desde el minuto uno.
Quizás ese gol en los primeros segundos y el segundo gol, en el tiempo de descuento, hayan sucedido en un mayor espacio de tiempo de goles encajados en la historia del FCB, ya tenemos otro momento mítico.

Pasado el mal trago inicial, me ha gustado mucho el Barça en la primera parte, el juego de los de Guardiola daba motivos para la esperanza, el control de balón, ocasiones de gol, profundidad, firmeza defensiva.
El conjunto nerazzurro, con el autobús delante de la portería solo podía despejar el balón, su medio campo siempre estaba en desventaja con nuestra calidad, el gol se veía venir, una nueva genialidad y voraz aventura de Messi dejó solo al combativo Pedro y el canario solo tuvo que empujarla.

Empezaba un nuevo partido y daba la sensación que el segundo gol llegaría antes del descanso pero el infortunio se cebó de nuevo con nosotros, la lesión de Iniesta a la vez que amargante nos destempló para llegar al descanso con un inmerecido empate a uno.

Una reflexión antes de continuar, las roturas fibrilares que estamos sufriendo, que excusa poner? Las selecciones nacionales? No me creo nada de nada, los futbolistas no tendrían que hacer tantas vacaciones, el año pasado con Mundial no hubo lesiones importantes y este año, con más preparación más lesiones, más competición menos lesiones.

Pasado el susto del de Fuentealvilla y con un recambio de garantías como Cesc, alias el “empanao”, sobre el campo, el equipo daba señales de optimismo y una falta lanzada por el incomprendido Villa se colaba por la escuadra de Abiatti, gol que hace callar muchas bocas, lo digo y lo repito, el asturiano nos va a dar mucho mas en este segundo año.

Con el 2-1 en el marcador, han podido venir mas, unas veces el portero, la falta de puntería o el mal entendimiento de los jugadores en el último pase nos han privado de aumentar el resultado. Los minutos pasaban, el Milán no daba ningún impulso que hiciera pensar en una sorpresa, la conformidad del Barça, sus pases en horizontal y con el partido controlado, ningún problema a la vista. Antes de la desgracia, hemos tenido tiempo de que nuestro capitán, Carles Puyol se llevara el homenaje del Camp Nou, su entrada al terreno de juego después de ocho meses es la mejor noticia de la noche.

Con el tiempo de descuento en la pizarra, otro error en conceder un córner al equipo rival y el empate en el luminoso, mala suerte, esos locos bajitos podrían crecer un poquito.

No se acaba el mundo, ahora hay que estar con el Barça, como siempre y hasta siempre.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.