Al tercer día descansó

Desde el bar Sant Jordi.
Un Barça de dos caras, donde la complacencia del resultado nos ha abocado a una segunda parte anodina y somnífera.
La sorpresa de cada jornada en forma de Guardiolada, no lo digo como una cosa despectiva, el debut de Isaac Cuenca, el canterano ha salido en el once inicial ante la escasez de efectivos en la delantera. Los genios como Pep, hacen estas locuras. Sin Alexis Sánchez, el salvador para muchos, aún en el dique seco, cuando vuelva tiene que demostrar mucho más que Villa y Pedro.
Se esperaba con expectación de todo el barcelonismo el debut del chaval de Reus, el miedo a lo nuevo, el no cagarla y el respeto a sus propios compañeros no le ha dejado demostrar su futbol, la asociación y la colocación la tiene de cuna, el desparpajo y la brillantez ha dejado mucho que desear. Con esto no quiero matar al chaval, solo digo que necesita minutos y mas confianza en si mismo.
Toda la culpa no la tiene el debutante, ha estado en consonancia con el del equipo, buena primera parte y horrible segundos cuarenta y cinco minutos.
Ante un Granada que jugaba con solo un extremo claro, hemos vuelto a los orígenes, el 4-3-3, vuelvo a decir que no es volver atrás, hay partidos que por la necesidad o obligación del rival se me antoja necesaria, hoy no era el dia, no nos han inquietado en todo el partido, ni un chute a puerta, el equipo andaluz huele a segunda división.
La vuelta de un, hoy, desaparecido Cesc, recién salido de lesión y un Messi que necesita descansar, hemos visto un Barça acomodado y desanimado.
Los primeros cuarenta y cinco minutos el equipo de Guardiola ha jugado como de él se le espera, presión sin llegar a asfixiar, control de balón, determinación y ambición.
El golazo de falta directa del mejor centrocampista del mundo, el señor Xavi Hernández, hacia corto el resultado, según lo visto en el campo. Hemos merecido más, con un poquito de suerte hubiéramos ido a los vestuarios con cómodo 0-2 y con otra sensación en el cuerpo.
A raíz de la expulsión, justa, del jugador del Granada ya no ha habido partido, el Barça ya no ha existido, las camisetas negras se han paseado por el campo, poniendo en peligro el resultado.
Cuando Messi no combina, hace la guerra por su cuenta y no le sale nada, es Messi, si, el argentino.
Hoy ha sido más argentino que nunca, sin ideas, sin respiro.
D10S necesita descansar, necesitamos descansar, la circulación de balón ha existido pero lenta y previsible, sin eso nos convertimos en un vulgar equipo con estrellas, que no lo demuestran en el campo, no solo con el nombre se ganan los partidos, con la falta de respeto que eso conlleva a nuestros aficionados.
Al encontrarse con uno mas, nos ha faltado aire, todo parece hecho.
La victoria de hoy ha sido lo mas importante de la noche, tres puntos mas que hacen olvidar el tropiezo del sábado y que nos colocan momentáneamente lideres de la liga.
Pedro, hemos visto tu tobillo y hemos pensado lo peor, no ganamos para sustos, espero que no sea nada.
La falta de frescura en el equipo se esta demostrando en los pases y en las malas decisiones que están tomando los jugadores.
Levantar la cabeza es básico en el futbol, cuando vas sobrado físicamente siempre te da tiempo de levantar la vista, cuando estas cansado te falta esa milésima de segundo para mirar a tu compañero, eso es lo que le falta al Barça. Xavi y Valdés comen a parte, el primero ya ha superado a Migueli en partidos de liga con la camiseta azulgrana y el segundo lleva seis partidos seguidos con la portería a cero.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.